Filosofia Presocratica

El nombre de presocráticos hace referencia a todos aquellos pensadores que ejercieron su labor filosófica antes de Sócrates (desde el año 624 a. C. hasta el siglo V a. C.). Los presocráticos basaron sus teorías en la especulación sobre el principio material de la naturaleza. Entre ellos se encuentran Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxímenes, Pitágoras, Heráclito, Parménides, Empédocles, Anaxágoras, Leucipo y Demócrito. Se dice que la filosofía occidental se originó, en las ciudades griegas del Asia Menor (Jonia) con Tales de Mileto («todo es agua»), quien vivió alrededor del año 585 a. C. Sus estudiantes más notorios fueron Anaximandro y Anaximenes de Mileto («todo es aire»).

Heraclito hizo hincapié en la naturaleza transitoria y caótica de todas las cosas («todo fluye»; «todo es fuego»; «no podemos entrar en el mismo río dos veces»). Heraclito utiliza (logos) esta palabra en su teoria del ser, diciendo: "No a mí, sino habiendo escuchado al logos, es sabio decir junto a él que todo es uno." Tomando al logos como la gran unidad de la realidad, acaso lo real, Heráclito pide que la escuchemos, es decir, que esperemos que ella se manifieste sola en lugar de presionar.

El ser de Heráclito, entendido como logos, es la Inteligencia que dirige, ordena y da armonia al devenir de los cambios que se producen en la guerra que es la existencia misma. Se trata de una inteligencia sustancial, presente en todas las cosas. Cuando un ente pierde el sentido de su existencia se aparta del Logos.

Anaxagoras, que afirmó que la realidad estaba tan ordenada que debía ser gobernada en todos los aspectos por la mente.

Empedocles, Democrito, denominados pluralistas y atomistas, quienes intentaron comprender al mundo como una composición de innumerables partes interactivas.

Parmenides y Zenon de Elea, los eleaticos, quienes insistían en que «todo es uno y el cambio es imposible». Parménides y su escuela enfatizaba el carácter absoluto, permanente y durable del mundo de la verdad («ser es, no ser no es»).

Los sofistas; profesores viajantes de variada afinidad filosófica, cobraron fama, por aclamar que la verdad no era más que una opinión y por enseñar a la gente a discutir para probar cualquier conclusión que deseara.

Todo este movimiento se concentró cada vez más en Atenas, la cual se convirtió en la ciudad-estado dominante de Grecia.

5 comentarios:

El Drac dijo...

He estado leyendo tus entradas y la verdad que son de antología; me pregunto si más adelante desarrollarás un resúmen de cada filósofo; sería formidable!! Un gran abrazo

Wersemei dijo...

Una buena lección para los que somos profanos en la materia. Gracias Sil, por compartir tus conocimientos.
Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupendo, como siempre. Un placer pasar por tu casa.

Saludos y un abrazo.

tecla dijo...

Me pasa como a Drac, unas ganas tremendas de seguir ahondando hasta los rincones más hondos de la mente.
No me extraña que los filósofos te tengan tan fascinada como estás con ellos. Es como para enamorarse.
Yo pienso como Heráclito que todo es uno y lo mismo.
Besos Sil.

Jorge Ramiro dijo...

Es un placer poder disfrutar de la filosofía y por eso me interesa mucho conocer diversas corrientes y seguir aprendiendo cada vez mas. Igualmente me interesa poder conocer diversos temas y por eso últimamente estoy sabiendo mucho acerca probabilidad y estadistica