Filosofia y Arte

Pollock, construyó y reformuló el concepto de virtuoso. Transformó el acto de pintar en danza, la pintura en un lugar hechizado sobre el que distribuía pigmento como polvos mágicos.
intentaremos enlazar lo bello expuesto por Kant en su Critica del Juicio, y la belleza que plasmo en sus obras Jackson Pollock, la cual es tan difícil de discernir para el común de las personas, pero que sin embargo no podemos negar.
Así como Kant define “bello es lo que, sin concepto, place universalmente”, así en las obras pictóricas de Pollok observaremos que no hay objetos definidos para examinar, sino que en las mismas hay una belleza libre; y esta no presupone conceptos del objeto, sino que es bella en si.
El Action painting, tecnica utilizada por este artista, significa en español “Pintura de Acción” y es una corriente pictórica abstracta de carácter gestual que adoptaron varios miembros de la escuela estadounidense del expresionismo abstracto. Desde el punto de vista técnico, consiste en salpicar con pintura la superficie de un lienzo de manera espontánea y enérgica, es decir, sin un esquema prefijado, de forma que éste se convierta en un “espacio de acción” y no en la mera reproducción de la realidad.
"Cuando estoy pintando no soy consciente de lo que hago. Es sólo después de un período de recuento cuando veo lo que he hecho. No tengo miedo de hacer cambios, de destruir la imagen, porque el cuadro tiene una vida propia" (Jackson Pollock). En esta afirmación, Pollock define la Pintura de Acción como una mezcla entre vitalidad y búsqueda automática de la armonía y la belleza en un lenguaje que pasa por la destrucción de la imagen y su asociación simbólica. En este sentido es cuando la postura kantiana entra en acción pues “la propia representación del objeto es la que proporciona la belleza, la forma (figura, textura, sonoridad, etc.), en la cual él se nos presenta, independientemente de su sentido, de la interpretación que pueda hacerse de él. Y también porque lo bello no hace referencia a un fin determinado, sino es un fin netamente formal, una conformidad a fin sin fin, independiente de la representación de lo bueno. Para Kant la finalidad estética que caracteriza a la belleza es la de poner en movimiento, en un juego libre y armonioso, las dos facultades que constituyen la estructura del sujeto consciente: el intelecto y la fanta­sía. Ello se produce por la contemplación de la forma (mediante la cual la obra de arte reproduce el mundo).
El Action Painting tiene sus orígenes en las creaciones inconscientes de los surrealistas; por ejemplo, los dibujos y pinturas de arena de André Masson.
Esto seria parte de un proceso de creación de belleza al estilo Kant, pues en su lenguaje podría traducirse de la siguiente manera “el placer estético es la conciencia de armonía espontánea que el espíritu siente entre imaginación y entendimiento entre la libre conformidad de ambas facultades”. “La experiencia resultante es una ‘satis­facción desinteresada”. La obra de arte opera sobre los sentidos. Y ello con independencia de los conceptos que puedan estar vinculados a esa forma: “el placer que proporciona la belleza, es tal que no presupone ningún concepto, antes bien está directamente unido a la representación mediante la cual el objeto es dado (no mediante la cual es pensado)”.
En tanto en torno a las definiciones de lo bello, Kant deduce cuatro momentos, a saber:
Definición de lo bello deducida del primer momento: Gusto es la facultad de juzgar un objeto o un modo de representación por una complacencia o displacencia sin interés alguno. El objeto de tal complacencia se llama bello.
Definición deducida del segundo momento: Bello es lo que place universalmente sin concepto. Un juicio estético cuando es referido a lo bello (no a lo agradable) tiene como objetivo una cierta universalidad.
Definición de lo bello deducida del tercer momento: Belleza es forma de la conformidad a fin de un objeto, en la medida en que sea percibida esta en éste se sin la representación de un fin.
Definición de lo bello deducida del cuarto momento: Bello es lo que es conocido sin concepto como objeto de una complacencia necesaria.
En las obras de Pollock, (la superficie aparece como un todo homogéneo y compacto, sin las tensiones entre forma y fondo, propias de otros estilos, pues era una sola forma gigantesca, integrada por una madeja de toques de color dejados al azar, que ocupaba y desbordaba el espacio de la obra), se refleja naturalmente la visión kantiana sobre la belleza, “en tanto la experiencia estética es vista como contemplación, abandono de la actitud normal, practica e interesada, un doblegar la voluntad, un olvido de si…”


1 comentario:

erker dijo...

gracias seño!! ud me da ganas de conocer mas de estas artes...saludos